noe en niza

Seguimos sumando experiencias de personas que ya se animaron a ir a vivir y trabajar en Francia con una visa Working Holiday! En esta oportunidad, les dejamos la historia de Noe en Niza!

Antes de empezar a leer esta historia, si son nuevos en el mundo de viajar y trabajar en otro país, les recomendamos leer primero nuestro artículo sobre qué son las visas Working Holiday.

Un poco sobre mí

experiencia noe

Hola a todos! Cómo están? Me llamo Noe Catafesta (@catandoelmundo), soy de Cañada de Gómez, Santa Fe, Argentina. Soy Ingeniera Civil y antes de irme trabajaba en una empresa constructora.

Toda esta aventura empezó cuando hice mi primer viaje de vacaciones sola, un mes por Europa, una experiencia inolvidable. Cuando regresé, para mí nada volvió a ser igual. Después de tener un mes entero para mí misma fuera de la rutina, descubriendo lugares soñados, sintiéndome segura en las calles, conociendo gente maravillosa y dejándome sorprender día a día, había algo en mí que definitivamente había cambiado.

Me miraba, miraba a mí alrededor. Estaba confundida. Sentía que un mes no era suficiente, y no paraba de pensar todo lo que debía esperar para volver a pedir vacaciones, para volver a sentirme en ese estado de “enamoramiento” de la vida. La rutina se me hacía cada día más dura, y en mi mente lo único que sabía con seguridad, era que lo que me pasaba no era momentáneo, que necesitaba salir del mundo de los disconformes, que necesitaba salir de “mi zona de confort”.

Deseaba volver a sentir esa libertad y debía encontrar la manera de que ese estado durara más que un mes. Quería contarme nuevas historias, quería irme a dormir sin saber con qué me iba sorprender el día siguiente.

El comienzo de mi aventura

experiencia noe tres

Sin querer seguir en la rutina, empecé a analizar la posibilidad de ir a hacerme la ciudadanía a Italia y luego ver qué hacer. En todo ese proceso de revolución interior, mientras tenía más dudas que certezas, hablé con una amiga que estaba en Francia con una visa de un año, que yo no tenía idea de qué se trataba.

Hablamos de lo bien que se sentía dar un paso a lo desconocido, y vivir una experiencia en otro lugar, conocer gente nueva, adentrarse en una nueva cultura, aprender un nuevo idioma. Así fue que llegué a YoMeAnimo.

Me decidí por hacer la visa Working Holiday Francia, llegar en el verano para hacer la temporada en la Costa Azul en donde hay mucho trabajo, y sobre todo, disfrutar de un verano increíble en la playa. Luego ir a Italia para hacer la ciudadanía, que me permitiría quedarme más de un año si lo deseaba.

Estudié 2 meses francés en Argentina antes de irme, se imaginarán todo lo que aprendí cuando estaba a punto de viajar y tenía dos millones de sentimientos encontrados y cosas por hacer antes de irme.

Mi llegada a Francia

experiencia noe cinco

Llegué a Niza a fines de junio de 2019, por suerte tenía a mi amiga que vivía con otra chica argentina, y nos quedamos viviendo juntas. La primera semana me tomé el tiempo de conocer la ciudad, y los alrededores. No tardé muchos días en confirmar 2 cosas: que había elegido un lugar magnífico, y que lo único que sabía decir en francés era “Oui”.

Lo bueno es que para empezar a trabajar en Francia con la Working Holiday, no hay que hacer ningún trámite al llegar, podés buscar trabajo directamente. Lo importante es comprar un chip francés para poner tu número en el CV y así puedan contactarte.

Debo reconocer que me daba un poco de miedo no conseguir trabajo por no hablar francés, pero me aprendí una frase para ir y dejar los CV personalmente, porque sabía que el puesto me lo iba a ganar con la actitud, o por llegar primera. Mi estrategia era buscar por las páginas Indeed o Pôle Emploi, y después ir a llevarlos personalmente.

Los trabajos más buscados en temporada son en hoteles y restaurantes, debido a la gran cantidad de turismo. Un buen nivel de francés claro que es beneficioso porque te abre un abanico más grande con respecto a los puestos que podés aspirar, pero no hablar francés no es un impedimento para conseguir trabajo. De hecho, el 90% de los argentinos que conocí, no hablaban francés y todos estaban trabajando.

Trabajo

experiencia noe dos

A la segunda semana de haber llegado, vi que una chica había publicado en el grupo de Facebook que buscaban alguien para hacer extras en un hotel. Fui a llevar el CV, y en el mismo día me llamaron por teléfono. No entendía literalmente nada y le pedí como pude, si me lo podía mandar por escrito en un e-mail. Me estaban llamando para una entrevista. Tuve suerte porque a veces si te llaman y se dan cuenta que no hablás francés, te dicen que no.

Como era de imaginar, todo lo que hice en la entrevista fue fingir que entendía, decir “Oui” y sonreír. Realmente eso fue todo, pero así quedé.

Lo bueno es que el trabajo de extra terminó siendo toda la temporada, porque había demasiado trabajo y al final me necesitaban todos los días. Trabajaba entre 35 y 39 horas por semana, y ganaba alrededor de EUR 1500, a veces más o a veces menos, y me daban la comida también. Tenía 2 días de descanso por semana.

Por cuestiones del destino o vaya a saber qué, tenía una colega chilena que me simplificó la vida desde el primer día porque era la única que hablaba español y al día de hoy seguimos siendo amigas. Esta es una de las sorpresas que tiene el viaje, encontrarte inesperadamente con gente increíble.

Alojamiento

plan viaje alojamiento

El departamento en el que estábamos con mis amigas era chiquito, pero decidimos compartir para ahorrar más, la realidad es que entre el trabajo y los atardeceres en la playa, solamente volvíamos para dormir.

El alojamiento en Niza es caro, y sobre todo en verano. Primero es difícil conseguir en plena temporada porque la mayoría de los departamentos los alquilan para turistas, así los pueden cobrar más caros.

Alquilar una habitación en colocación (donde tenés tu habitación pero compartís cocina y baño con otra gente), no cuesta menos de EUR 500 por mes, y un monoambiente alrededor de EUR 750 por mes. Por eso la mayoría de los que venimos con visa compartimos, ya sea para conocer gente, como para ahorrar, porque al final de cuentas, todos estamos aquí con un objetivo en común: viajar.

Recomiendo tratar de llegar antes de que comience la temporada, ya sea para buscar trabajo como para encontrar alojamiento.

Conocer gente nueva

experiencia noe cuatro

Conocí mucha gente, al principio todos latinos. Es inevitable que los latinos nos unamos para sentirnos un poco más cómodos y que el cambio no se sienta tan abrupto, porque a pesar de que decidimos irnos, no queremos olvidar nuestras costumbres.

Tomar un mate e intercambiar historias con alguien que está viviendo lo mismo que vos del otro lado del mapa, no tiene precio. Es saber que no estás sólo en el sentimiento, que hay otros que también están lejos de los suyos, que se fueron motivados buscando un cambio, deseando oxigenar un poquito sus vidas.

Y ahí estamos, compartiendo una charla con el mate en la mano, sintiéndonos cerquita de casa pero disfrutando este presente con el que tanto soñamos, hablando de viajes y de futuras visas, porque si hay algo que no queremos es que todo esto se termine.

Es importante también abrirse a conocer franceses, para conocer un poco las costumbres, practicar el idioma, y para sentirnos parte del lugar. Al principio yo estaba negada con el idioma porque no pensaba quedarme en Francia y me parecía muy difícil.

Con el tiempo le fui agarrando cariño porque empecé a amar el lugar, y gracias a una amiga francesa aprendí mucho. Es tan lindo cuando cruzás la barrera y comenzás a entender lo que pasa a tu alrededor, a captar lo que dice la gente en la calle o en el tranvía, ni hablar de la satisfacción de poder comunicarte y poder participar de una conversación.

Hice un grupo muy lindo de argentinos, venezolanos y franceses, que se ha transformado en mi otra familia.

¿Cómo son los franceses?

Particularmente mi experiencia con los franceses fue muy buena, en general son súper respetuosos. Llegué con el perjuicio de que eran un poco fríos, y me sorprendí porque conocí gente genial, con mucha buena onda, que se transformaron en verdaderos amigos.

Mi conclusión de esta gran experiencia!

experiencia noe.seis

Esta experiencia me ha cambiado la vida absolutamente. Fue difícil tomar la decisión, claro que nadie deja todo de un día para el otro. Pero llegó un punto en el que me daba más miedo quedarme igual, que atreverme a cambiar. Es un proceso difícil, de preguntas sin respuestas, de miedos, de incertidumbre.

Es dejar lo seguro por lo desconocido. Es un giro en tu vida, en mi caso el más grande que he tomado en toda mi vida. Pero les aseguro que una vez que puse un pie arriba del avión, a pesar de las despedidas, las lágrimas y el miedo, todo valió la pena.

Algo me decía que era lo que tenía que hacer, y que a pesar de que podía salir mal, me iba a arrepentir toda la vida si no lo intentaba. Y cuando los miedos me apabullaban, me repetía que estaba a un pasaje de distancia, que siempre iba a poder volver.

A medida que pasó el tiempo, miraba hacia atrás y ya no se veía tan difícil. Sólo se trata de tomar la decisión, planificarlo, y confiar en ese cambio que nos moviliza, que nos motiva, que nos inspira… Porque en eso consiste la vida, ¿no? En hacer elecciones constantemente.

Y eso significa arriesgarse. Somos responsables de nuestro presente, y somos los únicos que podemos modificarlo si algo no nos convence.

¿Cuáles son mis planes ahora?

experiencia noe siete

Sin duda alguna este viaje me trajo mucho aprendizaje y mucho crecimiento a nivel personal, que no hubiese logrado quedándome en un mismo trabajo, y en un mismo lugar toda mi vida. Aprendí lo que es extrañar, y que se me caigan las lágrimas al hacer una videollamada. Sentirme mal por haberme ido lejos, y de golpe caer en la cuenta de que estaba viviendo un sueño, mi sueño. Que lo había logrado y que ellos lo estaban viviendo conmigo desde el corazón.

No hay mayor satisfacción que tomar las riendas de tu propia vida. Y aunque abandonar tu antigua vida, tu familia, tu trabajo y tu profesión por algo totalmente impredecible, pueda denotar un signo de irresponsabilidad, estoy convencida de que no hay compromiso más grande que hacer algo por uno mismo.

Luego de hacer mi ciudadanía en Italia, decidí volver a Niza. Ya hace casi dos años que vivo en este lugar soñado, y estoy prácticamente segura que no lo hubiese descubierto si nos hubiese hecho la VVT de Francia.

experiencia noe ocho

Niza es una ciudad mágica. Me ha regalado eternos días de sol, una gama infinita de azules en el mar junto a las montañas que completan una postal perfecta, atardeceres inolvidables, personas maravillosas, y un millón de recuerdos. Las callecitas de la Vieja Niza, el puerto, las caminatas interminables y mi lugar preferido de relajación y aguas cristalinas, Coco Beach, la joya de la ciudad.

Los fines de semana siempre se pueden hacer algo diferente. Está rodeada de pueblitos encantadores, de playas paradisíacas, montañas, cascadas y lagos. Vivir en Niza es como vivir en dos países al mismo tiempo, porque la primer ciudad de Italia después de la frontera, se encuentra a tan sólo 40km de Niza.

Es increíble estar en otro país en 40 minutos! Y justo Italia, ideal para escaparse a comer una buena pizza y un gelato italiano. Y por si algo le podía faltar, en invierno hay estaciones de esquí a tan sólo 60 km de Niza.

Por mi parte, aunque por el momento haya plantado bandera en Niza, todavía me quedan muchos lugares que me encantaría conocer, ya que la pandemia no me permitió seguir viajando. Pero ya habrá tiempo de volver a sentarse a mirar vuelos, soñar con nuevos destinos y sentir otra vez esa adrenalina incomparable.
Y cuando eso pase, espero encontrarme con muchos de ustedes de este lado del charco.

A mí viajar me hizo descubrirme amando la vida. Y esta es la versión que más me gusta de mí. La vida es un abrir y un cerrar de ojos, por eso mi secreto es hacer que el camino sea motivador. Las agujas del reloj no descansan… por eso:
No se detengan, y… anímense a ser felices!!! No hay nada más lindo que tener el poder de dibujarse su propia sonrisa.

Saludos! Noe Catafesta.-

Acá se terminó la historia de Noe en Francia, pero si quieren seguir leyendo experiencias en este país, pueden continuar con la de Paula: “La experiencia de Paula, una chef uruguaya en Francia!”

Te querés ir a trabajar y viajar por Francia, encontrá toda la info en:

Working Holiday en Francia

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 thoughts on “La aventura de Noe en Niza con la Working Holiday

  1. Que geniaaa Noeee!! Me encantó recorrer tu historia, gracias por compartir tus sentires y tus sueños, seguro vas a inspirar a muchas personas a atreverse a cruzar el charco!! Un abrazo melliii

    1. Aquí “la chilena” que nombré en mi relato. Por no decir “ma sœur”, o mi hermanita gemela. Anita de mi corazón… soy feliz de haberte encontrado!!! Y de compartir el sentimiento que tenemos por este lugar mágico. Por mil recuerdos y caminatas más juntas, aquí o allá. Te quiero!

  2. Waoooo!! Que belleza lo que has escrito, que hermoso y privilegiado haber coincidido contigo en ese gran verano que muchos no olvidaremos 🥰 eres una mujer con mcuho luz y tu experiencia inspira a muchos gracias por compartirla, te mando un abrazote ❣️

    1. Yera hermosa!!! Inolvidable el Lago di Como, fue todo absolumente soñado. El lugar, el hostel y conocer personas como tú y las chicas. Increíble cómo la vida nos sorprende con personas maravillosas. Te abrazo fuerte!

  3. Gracias por compartir esta hermosa experiencia! Y quiero agregar para confirmar que todo vale la pena, que nunca te vi tan feliz y libre como en Niza!! Gracias a las working holidays que nos dieron la chance de descubrirnos en el mundo!

  4. ¡Qué lindo registro Amiga! Como dicen las aventuras de Don Juan, si hay corazón ese es el camino. Que tu sonrisa siga marcandote el rumbo. ¡Te quiero hasta el infinito!

  5. Amiga hermosa!!! que linda e increíble experiencia!!!la vida se trata de eso, arriesgarse a lo que uno siente y quiere!te adoro y extraño❤️